Publicaciones

  • Gardenia 8/2014
  • Gardenia 11/2011
  • Exihs Host Fiera Milano
  • Paysage

660_Untitled-1

Gardenia – Agosto 2014

Un espacio poético y relajante pensado para las zonas de clima fresco y declinado en delicados tintes de color pastel.

Una fresca poesía en tinte pastel:
El otro jardín italiano presente en el festival “Chaumont Sur Loire 2014” y el purgatoire des tentation esta diseñado por Giuliana Marsiaj ( fundadora del estudio Ankhè en Turín que se ocupa del planeamiento de las zonas verdes). Un espacio poéticos y relajante pensando para las zonas de clima fresco y declinado en delicados tintes de color pastel ( verde, azul y un toque de rosa). Nubes de florituras ligeras a lo largo de un sendero con curvas suaves y cubierto de grava gris con el objetivo de crear una armonía perfecta con el resto de colores del jardín. Un paisaje cubierto por flores “no te olvides de mi” (Mysotis Alpestris) que al final de la primavera ofrecen mechones de flores azul intenso, manchas de aquilege con pétalos azules y blancos (Aquilegia caerulea “Blue Star”) dominadas por las espigas de svettanti Delphinium gigantes: morado oscuro las de Delphinium Giant “Black Knight” con una tonalidad más clara que la de “Blue Spring. Después el decorativo pero poco conocido Sisyricum Bellum con mechones de hojas en forma de espada que hacen de corona a las corolas planas azul-moradas.
Gardenia 11/2011
Cuantas leyendas sobre los árboles, cuantas palabras susurradas por las frondas de cada esencia, como viejos sabios parecen decirnos: siéntate, observa, escucha, respira, vive!

Gardenia – Novembre 2011

Cuantas leyendas sobre los árboles, cuantas palabras susurradas por las frondas de cada esencia, como viejos sabios parecen decirnos: siéntate, observa, escucha, respira, vive!”.

El bosque y el lugar donde se vuelve niño

La paisajista Giuliana Marsiaj nos invita a pasear por el parque de la casa de su familia. Donde los colores, crujidos, perfumes la ayudan a reencontrar la serenidad en cualquier estación. Era mi sueño de siempre y finalmente he conseguido realizarlo: crear un oasis de tranquilidad y silencio sobre las verdes colinas que circundan Turín, mi ciudad. Para mi decir “Healing Garden” es hablar de un jardín curativo. Lo considero como tal porque cuando voy a pasearme después de largas jornadas de trabajo logro olvidarme de los problemas antes de pasar el umbral. Luego me alegra dejarme mecer por las formas blandas y matices de color que de estación en estación se suceden con garbo. Mi jardín y el laboratorio en el cual busco la antigua unión entre el hombre y la naturaleza como cordones umbilicales por la supervivencia sobre este planeta. Aquí nada es excesivo, no hay esfuerzos, parece que cada árbol, cada arbusto estuviera ahí desde siempre en su desarmante simplicidad. Sólo las estaciones señalan el tiempo. Un tiempo que es arte. En el lugar de las manecillas inquietantes solo se escucha la voz de las hojas movidas por el viento, el sol filtrado entre las ramas más o menos intensas, más o menos floreadas. Une extraño baile, un juego sin reglas en el cual el protagonista es la naturaleza con sus infinitas representaciones. Redescubren la importancia de la respiración sentándose sobre un pequeño banco de madera envuelto entorno a un grupo de liquidambar que descuelgan con los matices de cabelleras en todas las variedades del verde. El valor curativo de la naturaleza esta justo en el sentido de serenidad que puede hacernos observar las formas redondeadas de las hojas u oír la suavidad de la madera. El olor de una hierba aromática espontánea..
Y después están las flores: rosas por doquier, antiguas, rústicas. La unión de corolas de matices claros con el rocío matinal nos regalan una delicada agua de rosas la cual era un antiguo remedio curativo además de un secreto de belleza. Más adelante a lo largo de un arroyo de agua aparece el bambú con todo su reclamo exótico y cantado por las hojas mecidas por el viento con las cañas flexuosas que contienen el frescor de aquel verde vivo en claro contraste con los rojos quemados de las metasecuoyas. Otra historia, otras raíces, la fascinación de las tierras de America.
Cuantas leyendas sobre los árboles, cuantas palabras susurradas por las frondas de cada esencia, como viejos sabios parecen decirnos: siéntate, observa, escucha, respira, vive!.
Y las generaciones venideras contarán la antigua historia de la gran amistad entre el árbol y el hombre.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!